El gol de Nayim y la Recopa del Zaragoza

El gol de Nayim y la Recopa del Zaragoza

El 10 de mayo de 1995 quedará grabado en la memoria de los aficionados del Real Zaragoza como el momento más épico de la historia del club. Esa noche, en el estadio Parc des Princes de París, el equipo aragonés se enfrentaba al Arsenal en la final de la Recopa de Europa.

El partido fue una batalla táctica y física desde el inicio, con ambos equipos luchando por imponer su estilo de juego. Sin embargo, fue el Zaragoza quien tomó la delantera en el marcador gracias a un gol de Juan Esnáider en el minuto 67. Poco le duró la alegría a los españoles, ya que el Arsenal igualó el marcador con un gol de John Hartson en el minuto 75.

Con el partido empatado 1-1 y la igualdad en el terreno de juego, parecía que la final se dirigía hacia los penaltis. Pero entonces, en el último minuto de tiempo de la prórroga, ocurrió algo que quedará grabado en la memoria colectiva del fútbol español: el gol de Nayim.

El mediocampista del Real Zaragoza, Nayim, recibió un pase desde el centro del campo y, desde una distancia de unos 40 metros, decidió probar suerte con un disparo con patada a lo karateka. El balón tomó una parábola inesperada, superando al portero del Arsenal, David Seaman, que había salido de la portería para interceptarlo. El estadio quedó en silencio por un momento mientras el balón se elevaba y se dirigía hacia la portería. Y entonces, el éxtasis invadió a los aficionados del Zaragoza cuando el balón finalmente tocó la red. La cara de Seaman atrapado en la red era todo un poema.

El gol de Nayim fue un momento de pura magia, una exhibición de talento y audacia que aseguró la victoria del Real Zaragoza en la Recopa de Europa. La final terminó 2-1 a favor de los maños y el equipo pudo levantar el trofeo en una noche inolvidable para el fútbol español.

El gol de Nayim no solo aseguró la gloria para el Real Zaragoza, sino que se convirtió en una leyenda del fútbol español, recordado por los aficionados como uno de los momentos más emocionantes y memorables de la historia del deporte. Aquel fue un gol para siempre. Al día siguiente todos los niños lo simulaban  en el patio del colegio, y todavía en la actualidad, se dice aquello de "el gol de Nayim" cuando algún futbolista moderno intenta hacer algo parecido. Pero, gol de Nayim solo haubo uno.

 

¿Y quién es Nayim?

Mohamad Ali Nayim fue en sus tiempos un centrocampista muy técnico. Nacido en Ceuta, se trasladó a Barcelona y pasó por las categorías inferiores del Barça, debutando con el primer equipo en 1988, pero que marchó al Tottenham inglés, donde sus actuaciones contra el Arsenal calaron en la afición de los Spurs. Tras cinco años en Inglaterra fichó por el Real Zaragoza, y allí se convirtió en leyenda.

Aquel gol hizo al Zaragoza campeón de la Recopa de una manera brillante, y el nombre de Nayim quedó grabado en letras de oro en la historia de la competición, y en el corazón de todos los aficionados que aquel día fuimos del Zaragoza. Desde entonces todos sabemos lo que es “marcar un gol a lo Nayim”.

Regresar al blog