El partido más importante de Gerard López

El partido más importante de Gerard López

CHAMPIONS LEAGUE AÑO 2000, VALENCIA VS LAZIO

El 5 de abril del año 2000 quedará eternamente inscrito en la historia del Valencia CF como la noche en que el equipo valenciano, en su debut en la Champions League, desafió todas las expectativas al enfrentarse y vencer a la poderosa SS Lazio. Aquel equipo, formado por figuras estelares como Nedved, Verón, Marcelo Salas, Inzaghi o Simeone, y construido con una inversión económica considerable, representaba uno de los más temidos de aquella Europa de finales del siglo XX y principios del siglo XXI. Sin embargo, el Valencia CF, lejos de intimidarse, demostró que el corazón y la pasión del equipo Che en Mestalla es un arma peligrosísima.

 

Desde el arranque, el partido se convirtió en una declaración de intenciones por parte del Valencia. Angulo, con un gol que llegó a los dos minutos de haber comenzado el encuentro, no solo abrió el marcador sino también el camino hacia una noche que se tornaría mágica. El Valencia, incluso sin la presencia de Gaizka Mendieta, su jugador estrella, mostró un fútbol vibrante y arrollador que sorprendió a propios y extraños.

 

La puesta en escena del Valencia fue de tal magnitud que jugadores como Farinós, Kily González y un Claudio López, que asumió la capitanía en aquel encuentro y marcó el último gol, brillaron con luz propia. No obstante, fue Gerard López quien, con tres goles producto de una jugada individual, un balón parado y un remate dentro del área, se convirtió en el héroe indiscutible de la velada.

 

Este triunfo por 5-2 sobre la Lazio no fue solo un resultado favorable, sino el comienzo de un viaje épico que llevaría al Valencia a superar al FC Barcelona en semifinales y alcanzar, por primera vez en su historia, la final de la Champions League, que se disputaría contra el Real Madrid en París. Aquella primera gran goleada del Valencia en la competición simbolizó mucho más que un hito deportivo; marcó el amanecer de un equipo que, aunque no se alzó con el trofeo final, ganó un lugar de honor en el corazón de sus seguidores y en la historia del fútbol europeo.

 

Al término del encuentro, el propio Héctor Cúper, técnico valencianista y conocido por sus escasos elogios, no pudo más que admirar la actuación de su equipo, declarando que había sido "el mejor encuentro de la temporada". El sueco Eriksson, al mando de la Lazio, reconoció la superioridad del Valencia con unas palabras premonitorias: "Este Valencia puede ganar a cualquier equipo en Europa".

Por su parte, Gerard, rebosante de alegría y orgullo, sentenció que aquello había sido "el partido más importante de mi vida", reflejando no solo el sentir personal tras una actuación estelar, sino también el sentimiento de un equipo y una afición que, juntos, habían demostrado que soñar en grande es el primer paso para lograr lo imposible.

Regresar al blog